Sportfactor Blog: La red social deportiva nº1

Deporte, no pierdas nunca la motivación

Tweet

Si después de meses de entrenamiento,  tu cuerpo no está mejorando como habías previsto, tal vez el problema no sea el entrenamiento, tal vez el problema pueda estar en tu cabeza.

Utiliza estas estrategias para aumentar tu motivación e impulsar tus progresos.

sal_a_entrenar_y_no_pares

Si te sientes desesperado por los entrenamientos o empiezas a sentirte desmotivado, no te alarmes, todos hemos pasado por ahí. En realidad aquello que nos abruma no es el entrenamiento en sí, suele ser nuestra vida cotidiana y todo lo que implica: familia, trabajo, estudios, pagos, responsabilidades..Etc

Por suerte, todo en esta vida (menos la muerte) tiene solución, solo tenemos que darnos un empujón mental para que todo siga girando y nos podamos centrar de nuevo en conseguir los objetivos que nos marcamos a principio de año (operación bikini/bermuda; mejorar nuestro saque y volea; subir de categoría con nuestro equipo de fútbol)

Sigue estos consejos para fomentar tu motivación y empieza a quemar más grasa y construir más músculo que nunca.

1. CON LA MÚSICA A TODAS PARTES.

Los datos:

Numerosos estudios confirman el fuerte vínculo existente entre la música y la mejora del  rendimiento físico.

Según un estudio reciente, escuchar música ayuda a reducir la fatiga asociada con el ejercicio y aumenta la focalización cuando entrenamos (esto es básico).

Un estudio similar llevado a cabo en la Universidad de Brunel (Reino Unido)  hace referencia a la excitación psicológica (la disposición de un individuo para responder a los estímulos) como un beneficio adicional de la música en los entrenamientos. Lo que significa que la música puede llegar a reducir el cansancio de un ejercicio intenso y nos motiva para seguir entrenando duro.

La solución:

Lo sentimos por los amantes de la música clásica y el New Age (que conste que a mí me gustan los dos, pero los escucho en el salón de mi casa, no mientras corro o estoy en el gym). La música lenta o relajante puede llegar a matar nuestros entrenamientos.

Elegid música optimista y energizante, pensad en las canciones que os ponen las pilas y hacen que vuestra adrenalina se ponga por las nubes, una vez encontrado vuestro listado… SUBID EL VOLUMEN.

2. FÍJATE EN LOS PROFESIONALES O EN TUS ÍDOLOS.

Cuántas veces has saltado del sillón con una acción de Messi o de Cristiano, intentando rematar un balón que se les pasaba cerca. Identificarte con grandes atletas/deportistas y con sus hazañas te harán aumentar el grado de predisposición al entrenamiento y a la competición.

Si ellos pueden … ¿por qué tú no lo vas a intentar?

Además, si quieres un grado más de emoción cuando vivas estas competiciones, ¿por qué no retar a tus amigos con unas apuestas deportivas? Para esto, nada mejor que Betfair. En esta casa de apuestas todo son facilidades, además para que no pierdas ni un detalle y estés informado de todo puedes visitar Betfair Blog.

L18188A

3. ENERGIA “EN MODO RENOVACIÓN”.

Los datos:

Que el estrés diario te supere y no te apetezca entrenar, no es algo raro, sin embargo y paradójicamente, según un estudio publicado en la revista Psicología de la Salud, podemos mejorar nuestro estado de ánimo y combatir la fatiga mental haciendo solo diez minutos de ejercicio moderado. Y bueno, una vez que has empezado, ¿por qué no hacer 30 minutos en vez de 10?

El deporte es reconocido por su capacidad para aumentar significativamente nuestros niveles de serotonina en el cerebro y cuanto más intenso sea el ejercicio, mayor será la producción de esta hormona de la felicidad.

La solución:

Comienza los entrenamientos con 10 minutos de bicicleta o de carrera contínua. Además de ayudarte a calentar (esto es obligatorio), te motivará para completar el resto de ejercicios con buen rollo y energía.

4. VISUALIZA TU OBJETIVO

Los datos:

Cientos de estudios en el ámbito deportivo han mostrado que las imágenes mentales (es decir, la visualización) pueden generar un mayor rendimiento, pero (por desgracia), en la mayoría de los casos, sólo en los atletas de elite. Sin embargo, en mi opinión la visualización es una poderosa arma, incluso para las deportistas amateurs.

Investigadores de la Universidad de Lyon (Francia) encontraron que cuando varios sujetos siguieron un protocolo de visualización durante los períodos de descanso entre series, ganaron más fuerza, sobre todo en la parte inferior del cuerpo (prensa de piernas), que los que no hicieron el ejercicio.

Si bien fue en parte  de esta ganancia de fuerza fue atribuida a las adaptaciones neuromusculares que permitieron mejorar la ejecución técnica del movimiento (es decir, un mejor reclutamiento de unidades motoras durante la contracción muscular), los investigadores también declararon que la motivación intrínseca había desempeñado un papel importante en el experimento.

La solución:

No esperes a los descansos entre series para empezar con la visualización, los diez minutos de calentamiento en la cinta mientras escuchas música, te pueden servir para empezar a imaginarte moviendo peso, o corriendo más rápido o descansando menos… dependerá de tu objetivo.

objetivos

Conclusión
No permitas que nada, ni nadie te aparte de tu objetivo. Piensa en positivo y empieza a saborear las mieles del éxito.

Move Your World

Este artículo tiene algunos derechos reservados

Para reproducir el artículo, debes citar el autor y la fuente con un enlace hacia la red social del deporte

Be Sociable, Share!
  • Tweet

Tienes que identificarte para comentar.

Trackbacks / Pingbacks