Sportfactor Blog: La red social deportiva nº1

La importancia de los principios de entrenamiento

Tweet

Hay gente que se puede pasar largas horas en el gimnasio y después de años años, difícilmente se puede detectar cualquier cambio en sus cuerpos (yo conozco a más de uno …)

Pueden correr horas en la cinta andadora, levantar pesas constantemente o apuntarse a todas las clases de spinning y no consiguen el cuerpo que originalmente desean. Esto se debe a los principios de formación que desempeñan su papel en la “escultura del cuerpo”.

La aplicación de ciertos principios de formación de manera significativa puede hacer que se marque la diferencia.

Algunos de los principios básicos y más importantes son:

Individualidad

La individualidad se refiere al hecho de que todas las personas que no son iguales y la herencia genética influye en la manera en que cada cuerpo se adapta a un régimen de ejercicios en particular.

Excepto los gemelos idénticos, no hay dos personas tienen exactamente las mismas características genéticas. En consecuencia, no puede haber grandes variaciones entre individuos en el crecimiento celular y la reparación, el metabolismo y la regulación de los procesos por los nerviosos y hormonales.

Junto con esto, la composición corporal y nivel de condición física de un individuo a otro también difieren. Estas variaciones individuales pueden explicar por qué los cuerpos de algunas personas pueden mejorar significativamente en un programa de entrenamiento determinado, mientras que otro puede experimentar pocos o ningún cambio tras el mismo programa. Por lo tanto, un programa de entrenamiento debe considerar las necesidades individuales, debe ser individualizado y preparado a conciencia para cada individuo.

En Sportfactor creemos firmemente en este principio, y todos nuestros planes son personalizados para cada uno de nuestros clientes … ¿Quieres el tuyo?

Especificidad

Las adaptaciones al entrenamiento son específicas para el tipo de actividad realizada. Para desarrollar un componente de la aptitud particular, se debe realizar ejercicios especialmente diseñados para ese componente. Por ejemplo, si queremos mejorar nuestras marcas en natación parece lógico que la mayoría de nuestro entrenamiento lo realicemos en el agua.

El concepto de especificidad no se refiere sólo a la modalidad de la formación, sino también el grupo de músculos entrenados, el volumen y la intensidad del ejercicio realizado, así como a los sistemas de energía que participan en la actividad particular.

Así, para desarrollar la fuerza nos centramos en trabajar contra una resistencia pesada y para desarrollar la resistencia, es preciso centrarse en el número máximo de repeticiones.

Sobrecarga progresiva

Los conceptos de progresión y la sobrecarga son la base para todas las sesiones de entrenamiento. Nuestro cuerpo es muy dinámico y exponerlo a mayor cantidad de entrenamiento puede llevarlo a adaptaciones que mejoran la condición física.

De acuerdo con el principio de sobrecarga, con el fin de mejorar la condición física, el cuerpo o los músculos específicos hay que estimularlos por encima del nivel al que están acostumbrados. A medida que el cuerpo se adapta a la carga de entrenamiento es necesario para el progreso de un trabajo de nivel superior. Este es el principio de la progresión.

La progresión se puede lograr mediante el aumento de la distancia o la carga de trabajo, aumentando el número de repeticiones, la disminución de la duración del período de recuperación o disminuir el tiempo para cubrir una distancia determinada.

La sobrecarga progresiva debe ser gradual. El trabajo total realizado en una sesión no debe ser superior al 10% a la semana. Para los principiantes, esto podría ser fácil de alcanzar, mientras que para una persona con más experiencia de la progresión es probable que sea pequeña y puede llevar más tiempo.

Reversibilidad

Ser constante con un programa de ejercicios ha sido uno de los grandes problemas por el que todos hemos pasado.

Cuando una persona deja de entrenamiento durante largos períodos de tiempo, las mejoras observadas previamente se invierten, es decir, se produce el desentrenamiento. Las mejoras en la aptitud se pierden cuando las demandas en el cuerpo se reducen. La reversibilidad de las adaptaciones al entrenamiento no se limitan a los músculos, también se observan en el sistema cardiovascular. Las personas que han sido sometidos a un período relativamente corto de entrenamiento presentan las tasas más rápidas de la reversibilidad, mientras que aquellos que han entrenado durante mucho tiempo parecen ser capaces de “aferrarse” a su idoneidad para un período más largo.

Por lo tanto, no dejes de entrenar una vez que hayas alcanzado el nivel deseado de condición física, mantente. Aunque la fase de mantenimiento no puede durar indefinidamente, pero puede retrasar los efectos de la “deformación”.

Calentamiento y enfriamiento

Muchos expertos no consideran que el calentamiento y el enfriamiento, como un principio de entrenamiento, pero es una parte integral.

El calentamiento se lleva a cabo antes del ejercicio en sí con el fin de preparar el cuerpo para una trabajo eficaz. Puede durar de 5 a 20 minutos dependiendo del tipo de entrenamiento.

El enfriamiento se lleva a cabo una vez que la sesión de entrenamiento ha finalizado. Esto se hace para llevar al cuerpo o el músculo poco a poco al estado de reposo. También ayuda en la eliminación de los productos de desecho de los músculos.

Para una entrenamiento eficaz y libre de lesiones es importante incluir ambos.

Conclusión.

Estos principios de entrenamiento deben ser considerados para la planificación eficaz de un régimen de ejercicio, porque “El que no para a planear, planea fallar”.

Move Your World

Este artículo tiene algunos derechos reservados

Para reproducir el artículo, debes citar el autor y la fuente con un enlace HTML hacia http://www.sportfactor.es

 

Be Sociable, Share!
  • Tweet

Tienes que identificarte para comentar.

Trackbacks / Pingbacks

  • Bitacoras.com 13 jul, 2011